Sin categoría

Un día de viento

La naturaleza, la obra de arte por excelencia.

Lo digo con firmeza. A todos nos gusta ver el atardecer, nos vuelve románticos y soñadores. La línea que se pierde entre el mar y el cielo, sin duda ha inspirado a más de un ser humano. Hoy con las altas temperaturas de junio, el aire es cálido, abrazador.  Me pregunto de dónde viene y quienes más tendrán la dicha de que roce sus mejillas.

Al leer a Octavio Paz puede afirmarse que también era un enamorado de la naturaleza.  He aquí, uno de mis poemas favoritos del autor.

Viento

Cantan las hojas,
bailan las peras en el peral;
gira la rosa,
rosa del viento, no del rosal.
Nubes y nubes
flotan dormidas, algas del aire;
todo el espacio
gira con ellas, fuerza de nadie.

Todo es espacio;
vibra la vara de la amapola
y una desnuda
vuela en el viento lomo de ola.

Nada soy yo,
cuerpo que flota, luz, oleaje;
todo es del viento
y el viento es aire siempre de viaje.

Octavio paz

el viento,octavio paz.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s